Construyendo equipos: Ciencia y Empirismo

20 01 2010

Hola,

¿Por qué algunos proyectos no alcanzan los objetivos previstos o, incluso, se abandonan? ¿Existe alguna fórmula mágica para la tan manida gestión de proyectos? Os adelanto la respuesta para no generar falsas expectativas: no.

Cuando empezaba a corretear por este mundo 2.0 – © Anna Cabañas 🙂 – allá por el mes de julio de 2009, escribía sobre el nuevo estilo de liderazgo que estaba naciendo al albor del 2.0: Liderazgo neuronal o relacional. En el mismo, establecía una de las competencias que debía tener este nuevo líder: la de saber encontrar a los mejores mimbres para el proyecto y engranarlos.

El proyecto hay que abordarlo, diseñarlo y construirlo científica y empíricamente. ¿Por qué y para qué?

  • Hay que analizar que tipo de proyecto es: de cambio o disruptivo, innovador, continuista, multidepartamental, interno, externo, etc. Es decir, hay que definir cuáles son las competencias HARD del proyecto
  • Una vez tenemos definidas las mismas, tenemos que construir el dream team para llevarlo a cabo. ¿Cómo? Buscando las personas que, ya sea en nuestra organización o fuera de ella, tengan las competencias SOFT para ejecutar el proyecto. Negociación, comunicación, liderazgo, innovación, creatividad, gestión, etc.

En definitiva, se trata de conciliar Racionalidad + Emocionalidad. Ciencia y empirismo. Aptitud + Actitud. PERSONAS y ORGANIZACIÓN.

Os dejo con un video de los All Blacks. Por cierto, ¿conocéis alguna empresa que tenga una canción como uno de sus valores?

Saludos,

Agustí Brañas





Las matemáticas y las redes: Talento coopetencial

11 01 2010

Hola,

¿El talento está circunscrito a un perímetro? ¿Debe estar cerrado bajo candado? O, por contra, ¿es libre?.

Uno de los debates más habituales, en los últimos tiempos, es si las redes sociales son o no son productivas para la empresa.  Y, al hilo de lo anterior, si se debe permitir o no a sus profesionales el acceso a las mismas desde su puesto de trabajo. En este sentido, se ha hablado y publicado hasta la saciedad sobre este tema. Como dice José Luis Campo en su entrada de hoy, es la última vez que escribo sobre este tema.

Una de mis grandes pasiones son las matemáticas. Hoy, apoyándome en ellas, voy a demostrar el por qué, en mi opinión, sí son productivas las redes sociales en la empresa.

¿A qué es igual el cuadrado de una suma? Al cuadrado del primero más el cuadrado del segundo más el doble producto de ambos. Supongamos dos personas, X e Y, que están en una red social Z. X e Y trabajan en organizaciones diferentes. X hace una pregunta. Y puede contestar. Si la respuesta no aporta valor a X entonces Y = 0. Si la respuesta contiene valor para X entonces Y>0 y, por tanto, el doble producto de ambos > 0.

Esta sencilla demostración permite afirmar que las redes sociales han allanado el terreno para acuñar el nuevo concepto de “Talento coopetencial“, de forma análoga al de Coopetencia.

 El talento no está circunscrito a ningún perímetro. El talento es libre. Las redes sociales, lo que han permitido y permiten, es multiplicar el conocimiento y, por ende, el TALENTO en mayúsculas.

Saludos,

Agustí Brañas





Conjugando el verbo HACER

7 01 2010

Hola,

Hoy es, de hecho, el primer día del nuevo ejercicio económico. Así que la segunda entrada del año se la voy a dedicar al verbo HACER .

  1. Yo hago
  2. Tú haces
  3. Él hace
  4. Nosotros hacemos
  5. Vosotros hacéis
  6. Ellos hacen

En definitiva, haciendo hacemos.

Uno de nuestros cometidos, como directiv@s, es lograr los objetivos. Nuestra responsabilidad, como personas, es CUIDAR, con ASERTIVIDAD, a quien es el sujeto de la acción: La PERSONA.

Os dejo con la entrevista que le hizo Eduard Punset a Roger Schank… que disfrutéis de ella.

 Saludos,

Agustí Brañas

P.D.

“El hombre es inteligente porque tiene manos.” – Anaxágoras





¿Qué es una empresa? Una amalgama de emociones

4 01 2010

Llevo días dándole vueltas a cómo se podría redefinir el significado del término empresa para actualizarlo a la versión 2.0.

La RAE, en su segunda entrada, define la empresa como la “Unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos.” Esta definición, en el entorno 1.0, describía acertadamente la empresa.

En el contexto 2.0, donde la primacía está compartida entre las personas y la cuenta de explotación, ya no se ajusta la realidad. ¿Por qué?. Porque la empresa es resultado de la amalgama de emociones de las personas que la forman. Personas con nombre y apellidos que, a su vez, pueden ser –y, generalmente, lo son- de múltiples nacionalidades.

A tenor de lo anterior, es necesario el actualizar la definición de empresa a “Unidad de organización, sustentada en las personas que en ella desarrollan su actividad profesional y/o laboral, y que está dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con el objetivo de garantizar su existencia a largo plazo, así como el de permitir a las personas que en ella prestan su desempeño el crecer tanto personal como profesionalmente y conciliar su vida familiar.

Astrid Moix, Helena Cavanagh y Uxío Malvio en “Al otro lado del espejo“, “¿Cómo lidiar con los equipos de trabajo multinacionales?” y “Aproximaciones a la multiculturalidad” han escrito excelentes entradas sobre el tema de la multiculturalidad.

Os dejo con un video resultado de un excelente trabajo multicultural…

Un abrazo y feliz 2.0 1.0,

Agustí Brañas