¿Qué es una empresa? Una amalgama de emociones

4 01 2010

Llevo días dándole vueltas a cómo se podría redefinir el significado del término empresa para actualizarlo a la versión 2.0.

La RAE, en su segunda entrada, define la empresa como la “Unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos.” Esta definición, en el entorno 1.0, describía acertadamente la empresa.

En el contexto 2.0, donde la primacía está compartida entre las personas y la cuenta de explotación, ya no se ajusta la realidad. ¿Por qué?. Porque la empresa es resultado de la amalgama de emociones de las personas que la forman. Personas con nombre y apellidos que, a su vez, pueden ser –y, generalmente, lo son- de múltiples nacionalidades.

A tenor de lo anterior, es necesario el actualizar la definición de empresa a “Unidad de organización, sustentada en las personas que en ella desarrollan su actividad profesional y/o laboral, y que está dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con el objetivo de garantizar su existencia a largo plazo, así como el de permitir a las personas que en ella prestan su desempeño el crecer tanto personal como profesionalmente y conciliar su vida familiar.

Astrid Moix, Helena Cavanagh y Uxío Malvio en “Al otro lado del espejo“, “¿Cómo lidiar con los equipos de trabajo multinacionales?” y “Aproximaciones a la multiculturalidad” han escrito excelentes entradas sobre el tema de la multiculturalidad.

Os dejo con un video resultado de un excelente trabajo multicultural…

Un abrazo y feliz 2.0 1.0,

Agustí Brañas


Acciones

Information

19 responses

4 01 2010
Tweets that mention ¿Qué es una empresa? Una amalgama de emociones « Nuevas habilidades directivas 2.0 -- Topsy.com

[…] This post was mentioned on Twitter by empleate and Agusti Brañas, Agusti Brañas. Agusti Brañas said: ¿Qué es una empresa? Una amalgama de emociones http://goo.gl/fb/0Gif […]

4 01 2010
vgallardo

Me gustaría pensar que tienes razón. La definición de empresa que haces es la adecuada pero sinceramente, creo que casi nadie se la cree, aunque digan lo contrario.

Creo que poco a poco esta imagen de “empresa sin alma” se acabará, pero no lo hará por una visión humanista, si no por necesidad, por que le talento (y las emociones de las personas) son la clave de la innovación constante y esto cada vez más será más importante.

5 01 2010
Agustí Brañas

Hola Virginio,

En primer lugar, agradecerte que hayas comentado la entrada. La definición de empresa que escribía es sólo una más. Lo que si es realmente, en mi opinión, es el cambio de paradigma de la empresa.

Hace un tiempo escribía ¿Qué son las ideas? Nada si … http://wp.me/pAr0p-3p . En nuestra mano está el creerlo y el empezar a cambiarlo …

Saludos,
Agustí Brañas

P.D.
¡Feliz día de Reyes!

4 01 2010
ogeid66

Me encanta la definición “romántica” de la empresa 2.0.
En definitiva yo creo que al final se ajustan o deberían ajustarse a los mismos parámetros, independientemente del entorno en el que sean creadas o promocionadas. (desde el punto de vista meramente mercantil)
Si bien es cierto que la deslocalización y la multiculturalida son un valor añadido, se han de aunar todos los “sentimientos” en el fin común, lo que no los hace tan diferentes de las empresas 1.0 bien gestionadas.

5 01 2010
Agustí Brañas

Hola Borja,

Gracias por pasarte y comentar. En efecto, la definición que yo realizaba engloba tanto las empresas de toda la vida como las nuevas empresas nacidas al albor internet o del 2.0.

¿Definición romántica? Como le comentaba a Virginio, si no hacemos nada será, incluso, positiva esta calificación. De nosotros depende el llevarla a la realidad. Yo estoy por ello, ¿y tú, te sumas?.

Saludos,
Agustí Brañas

P.D.
¡Feliz día de Reyes!

4 01 2010
José Luis Gato

Hola Agustí,

Queda largo camino por recorrer. Quitarnos los prejuicios puede ocuparnos buena parte de la vida. El número de palabras que se incluyen en esa definición, es inversamente proporcional a la cantidad de problemas que surgirían en la empresa.

Esta vida está hecha para soñadores y valientes.🙂

Un abrazo,
José Luis Gato

5 01 2010
Agustí Brañas

Hola José Luis,

Gracias por pasarte y comentar. Baltasar Gracián decía: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno; lo malo, si poco, no tan malo”.

Te invito a ser compañero de viaje. Ya iremos solventando los problemas a medida que vayan surgiendo. Quizás, incluso, algunos ya no llegarán a nacer.

Saludos,
Agustí Brañas

P.D.
¡Feliz dia de Reyes!

5 01 2010
Juan Martínez de Salinas

Hola Agustí,

Coincido con tu definición.

Aunque desgraciadamente aun queda mucho camino por recorrer para llegar a ese punto de cohesión entre entidad y persona como un ente común en todos los aspectos.

Saludos,

Juan

5 01 2010
Agustí Brañas

Hola Juan,

Gracias por comentar. Te copio parte de la respuesta que le escribí a José Luis Gato. Te invito a ser compañero de viaje y a cohesionar la entidad y la persona. Ya iremos solventando los problemas a medida que vayan surgiendo. Quizás, incluso, algunos ya no llegarán a nacer.

Saludos,
Agustí Brañas

P.D.
¡Feliz dia de Reyes!

5 01 2010
Ignacio Girbau

También coincido con tu definición, y que las empresas que asuman esta idea serán las que prevalezcan en el futuro, por lo menos en Occidente.
Además creo que no es una utopía, ya que incluso desde un punto de vista “egoista”, a la empresa le conviene que los trabajadores estén motivados ya que aportarán e innovarán más y mejor.
Por otra parte, en mi opinión, la crisis actual, ha sido provocada en parte por la visión de que el único objetivo de la empresa era ganar dinero.

Saludos,
Ignacio

5 01 2010
Agustí Brañas

Hola Ignacio,

Gracias por comentar. Hagamos un ejercicio. Imaginemos una empresa que tiene un balance saneadísimo. Un buen día, deciden, al unísono, toda la plantilla abandonar la empresa. ¿Cuál sería su valor de mercado en ese nuevo escenario?.

Si las personas que desarrollan su labor -aún no he encontrado un nuevo término que sustituya a trabajadores con una connotación más positiva- en la empresa, disfrutan de un entorno agradable, su productividad y motivación es más alta que empresa que no disfrutan de ese entorno agradable.

Saludos,
Agustí Brañas

P.D.
¡Feliz noche de Reyes!

5 01 2010
MarcG

Agustí,

Yo también creo que es una definición un poco ‘romántica’…

Aunque personalmente no creo que esto sea un problema.

Por otro lado, encuentro a faltar en la definición algunos conceptos de 2.0: participación, reducción de jerarquía, valoración por méritos, ética hacker, socialización, simplicidad, innovación, pasión por lo que se hace, evolución continua, etc.

¿Cómo lo véis?

5 01 2010
Agustí Brañas

Hola Marc,

En primer lugar, agradecerte el comentario que has escrito. Yo creo que es una definición -no será la única ni mi interés es el de ser el padre de la nueva definición de la empresa- alineada con los nuevos tiempos que corren.

Los conceptos que tu encuentras a faltar -no los voy a enumerar ya que has hecho una descripción exhaustiva de los mismos- creo que estarían englobados implícitamente en “sustentada en las personas que en ella desarrollan su actividad profesional y/o laboral” y en “así como el de permitir a las personas que en ella prestan su desempeño el crecer tanto personal como profesionalmente”. Las palabras clave son “sustentada” y “permitir crecer“.

Un abrazo,
Agustí Brañas

P.D.
¡Feliz noche de Reyes!

5 01 2010
David Soler

Agusti,
Me gusta tu definición, definitivamente sí. Pero opino como vgallardo, que no se ajusta a la realidad de hoy.
Hace poco intervine en el blog de MyAdriapolis y sobre un tema similar … me parece que los que nos movemos por el mundo 2.0, los que nos creemos eso del trabajo colaborativo, del copetition, etc… no somos los que gobernamos las empresas y no tenemos el poder de cambiar el statu quo. Lástima, de verdad, pero somos un poco “endogámicos” no crees?.
Mira por donde, creo que voy a escribir un post sobre esto… sobre como agota estar “evangelizando” para tan pobre resultado… pero supongo que hay que mantener la ilusión, no?

Un abrazo

5 01 2010
Josep Julián

Hola Agustí:
Lo mejor es que a pesar de que ensayamos definiciones de qué es la empresa 2.0 todavía nadie ha definido cómo se construye. Y digo lo mejor porque en eso cabe todo. Mi impresión es que cuando la economía levante el vuelo habrá cantidad de dinero para financiar emprendedores en esta filosofía y si no hay dinero, habrá que dar el salto al 3.0 o subsiguientes porque lo único cierto es que lo de ahora está más visto que el TBO.
Que los reyes te traigan muchas cosas.

5 01 2010
Maximo Neira

Hola Agustín,
Hace un tiempo ya escribí un artículo en esta linea. Estoy convencido que esta crisis viene de largo y que el “Nuevo Management”, como yo le llamé tendrá muchas otras virtudes que el hábil manejo de una hoja excel…
Quisiera invitaros a todos a echar un vistazo a los pensamientos de otro evangelizador en http://wak3up.com/la-estetica-y-el-nuevo-management/

Un saludo y buen año a todos!
Max

6 01 2010
Astrid

Hola Agustí,
Gracias por la referencia a mi artículo y gracias también por el video musical que nos adjuntas, que ilustra bien lo que puede ser un proyecto de colaboración realmente intercultural ( que es algo distinto a la multiculturalidad). La música es una de las pocas cosas que todas las culturas tienen en común, y por eso la comunicación en ese terreno es relativamente fácil. En otros campos y en especial en entornos profesionales o empresariales, la colaboración no siempre es tan exitosa y la convivencia entre personas de culturas diversas suele dar lugar a conflictos si no se gestiona adecuadamente.
Pero en relación a la definición de empresa que propones, coincido con algunos de los comentarios anteriores en su punto romántico y también con lo que apunta David sobre cierta endogamia que tenemos los que nos preocupamos por estos temas. Quizás eso nos hace estar algo lejos de la realidad y de lo que de verdad ocupa y preocupa a los empresarios y directivos de este país. Pero por otro lado yo -como tu- soy también una defensora a ultranza del humanismo empresarial y creo que esa es la opción del futuro/presente para la empresa, ya sea la 1.0, la 2.0 o lo que venga.

Un saludo, esta vez desde Berlín (con más nieve que en Alaska),

Astrid

6 01 2010
Christian Inostrosa

Hola Agustí,
primero que nada excelente tu post y tu blog

Comparto totalmente la visión de que la empresa es un conjunto de emociones. Dentro de mi área a cargo busco esa interrelación emocional que genera buenos frutos, contrarios a las ideas de la dirección, es arriesgado en estos tiempos de empresas dónde todos somos sólo recursos pero muy gratificante el poder ver a los ojos de tus compañeros y subordinados y sentirse bien y que ellos se sientan bien de trabajar con uno y lo expresemos con sinceridad.
Gracias por el video!

8 01 2010
Pepe Moral Moreno

Buenos días Agustí,
perdón por el retraso🙂 he estado unos cuantos días fuera de juego… creo que una de las claves la da Josep Julián. Estamos enfrentándonos a un tiempo de reajuste y reinvención de conceptos, prioridades, organizaciones, modelos de comunicación, de relaciones personales, sociales…
La clave es que es tremendamente complicado saber definir algo cambiante e inestable. No obstante, estoy de acuerdo con que la tendencia clara que debemos construir está en línea con lo que planteas en tu post.
Saludos,
Pepe Moral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: