El éxito: ¿Una estrella fugaz?

22 02 2010

Hola,

Mi compañero de aventura, el portátil, está triste. Su mirada lánguida y alicaída aventura que hoy tampoco lo voy a acariciar para plasmar una nueva entrada en el blog. De pronto, gira su mirada y me reta proponiéndome una idea para escribir: “El éxito: ¿Una estrella fugaz?”.

¿Qué es el éxito? Según la RAE, éxito es el Resultado feliz de un negocio, actuación, etc. o la buena aceptación que tiene alguien o algo. Cuando pensamos en éxito, generalmente, lo atribuimos única y exclusivamente al ámbito profesional:  un contrato, un nuevo cliente o el cerrar una negociación para una nueva línea de financiación. Este tipo de éxito es exterior.

Para mí, hay otro éxito que, habitualmente, nos pasa desapercibido o, siendo más crítico, lo ninguneamos: el éxito personal o interior.

Vencer un miedo, lograr arrancar una sonrisa de alguien que está triste o decidir abandonar una zona de confort para iniciar un nuevo proyecto personal son algunos ejemplos. Quizás no sean cuantitativos pero, sin duda, sí que lo son cualitativos. Son éxitos interiores.

Los éxitos exteriores son fugaces. Los éxitos interiores perduran en el tiempo y dejan huella. ¿Has reflexionado sobre ello?

Saludos,

Agustí Brañas

P.D.

Mi compañero de viaje, el portátil, está contento. Luce una sonrisa de tecla a tecla.


Acciones

Information

17 responses

22 02 2010
JM Raventos

Me parece muy acertada tu reflexión. Yo añadiría que si no eres capaz de conseguir éxitos interiores es dificil conseguir los exteriores. Si aceptas lo bueno que tienes dentro y lo manifiestas tendrás mas aceptación en el exterior.

22 02 2010
Ana

Excelente reflexión, Agustí.
La aceptación de la fugacidad del éxito profesional creo que es un paso importante en el camino al éxito personal que, efectivamente, es mas perdurable y seguro.

Un abrazo,

22 02 2010
Gerardo González

Muy buena reflexión, gracias por compartirla.
Siempre he creido que lo que tengas en tu interior se verá, obligatoriamente, reflejado al exterior. En todos los sentidos.
Saludos

23 02 2010
improvablog

Hola Agustí,

el materialismo imperante hace que las personas estén obcecadas por los éxitos exteriores y se olviden de ese segundo tipo de éxitos, los que nos proporcionan el preocuparnos de los demás antes que de nosotros mismos.

Un abrazo:

Fernando

23 02 2010
Inmaculada Eiroa

Gracias por este post Agustí, con el que no podría estar más de acuerdo.

Quiero compartir contigo y los lectores de tu blog una cita de Pitágoras, que creo viene al cuento: “No hagas de tu cuerpo la tumba de tu alma”.

Un abrazo.

Inma.

23 02 2010
Francisco Jurado

Pues verás, lo que llamas éxito exterior, para mí, tiene relativamente poco valor. Es decir, yo simplemente aspiro a ser feliz (que, decía Epicuro, es la principal obligación del hombre sabio). Ahora bien, lo que conduce al éxito o al fracaso exterior ocupa tantas horas de mi vida (cuarenta a la semana, según contrato), que acaba por tener un peso… no, no es que pese, es que es un lastre… Así que, de acuerdo, los éxitos (y los fracasos) exteriores son efímeros, pero el camino ineludible hacia ellos no lo percibo nada efímero, sino más bien un tostón infinito…

23 02 2010
José Luis del Campo Villares

Voy a entrar en el debate, jejeje!!!

El concepto del éxito que indicas me ha encantado, pero no podemos olvidar que el concepto del éxito según está la sociedad actual no depende de nosotros, sino del reconocimiento de terceros.

¿Cuánta gente puede decir que posee un éxito interior y que no se le es reconocido por su entorno?.

Dificil cuestión ya que sin el éxito externo o social, malamente se puede vivir. Y ese si que es un éxito efímero porque siempre hay alguien que puede tener más exito reconocido que tu o bien, que sin tenerlo se le reconozca más que a uno.

A lo que yo me enfoco es más hacia sentirse a gusto con uno mismo, y por lo tanto poder dormir todos los dias. El éxito viene y va, pero no depende de mi, no es solo cuestion de actitud, sino de circunstancias de las cualaes muchas de ellas se nos escapan de la mano.

Un saludo

23 02 2010
Pepe Moral

Qué tal, Agustí?
Totalmente de acuerdo. Me recuerda al tema de las motivaciones extrínsecas e intrínsecas. Creo firmemente que existe una vuelta hacia las segundas sobre las primeras, es decir, aquellas basadas en el éxito interior sobre las retribuidas desde el exterior, reconocidas desde fuera.
Como dices, con el objetivo de éxito interior se pueden conseguir grandes hitos,
un saludo,
Pepe Moral

23 02 2010
José Luis Gato

Hola Agustí,

El verdadero éxito reside en la permeabilidad de las sensaciones. Se puede aprender a disfrutar esos innumerables y continuos pequeños finales felices que tenemos a diario. Hace años decía que “no quería usar mis éxitos profesionales para enmascarar mis fracasos personales”. Desde hace tiempo sé que lo perdurable es lo que uno mismo mantiene vivo. De dentro a fuera.

Felicidades por el post, un abrazo

23 02 2010
Alberto Blanco

Agustí, me gusta leer reflexiones como la tuya. Siguiendo tu planteamiento, para mí el éxito exterior viene a ser como el placer, mientras que el éxito interior es algo más parecido al gozo.

Felicidades por el post.

Alberto

23 02 2010
Adriana Guzmán

Agustín,

He llegado tu blog por curiosidad propia de los lectores asiduos y en respuesta al twitter de Alberto.

Yo creo que también habríamos de preguntarnos, si el tener éxito en una sola área, sería suficiente para considerarse exitoso. La respuesta está, en cómo lo vive el individuo, su experiencia frente al éxito o al proceso de alinear satisfacción y el deseo mismo. Una búsqueda interior.

Una persona exitosa debería ser aquella que logre conjugar el equilibrio entre cada uno de los escenarios que explora…trabajo, familia, amigos y el mismo.

Saludos afectuosos desde México!!!

24 02 2010
ienm

Me ha encantado la reflexión que nos lanzas. Probablemente porque estoy disfrutando de un éxito interior, que me impulsa a seguir avanzando hacia el logro de otro éxito interior, que junto con el éxito exterior, hacen que me sienta completa. Si bien, no hubiera sido posible sin el éxito interior previo, aunque ésta hay supuesto vencer miedos, esfuerzo, salir de la zona de confort, trabajar desde la autotransformación de uno mismo, para seguir creciendo personal y profesionalmente.

Y de esta manera, acompañar desde los propios éxitos interiores, generadores de ese cambio en uno mismo, a las personas que se cruzan en tu camino y a aquellas que provocas el encuentro,….

Gracias por tu generosidad que provoca en nosotros nuevas reflexiones que se retroalimentan.

Hasta mañana.

Noelia

24 02 2010
Rafael Pardo

Agustín, como apuntas, el camino del éxito pasa necesariamente por tu éxito interior. Tu fortaleza mental, tu vida interior, tu equilibrio interno, se proyectan continuamente hacia el exterior.

Pienso que es clave el concepto paz interior, si estás en paz contigo mismo, si te aceptas como eres, ya es un gran paso para conseguir esta paz, y por ende, proyectarla.

Siempre estaremos más dispuestos a compartir en cualquier esfera de la vida con alguien que proyecte paz, serenidad, estabilidad y fuerza que con quien sintamos que está en una situación de turbulencias internas.

Y compartir, para mí, necesariamente, es parte del camino hacia el éxito exterior.

24 02 2010
Susana Humbrías

Muy buena tu reflexión, Agustí.
Comparto con vosotros una frase de Buda: “El éxito no es la llave de la felicidad. La felicidad es la llave del éxito. Si amas lo que haces entonces tendrás éxito”

Feliz día!

Susana

24 02 2010
Alfredo

El éxito es la medida de la felicidad, y como tal es un proceso, algo en lo que se trabaja todos los días, no es una meta al contrario es una constante diaria, especialmente porque lo que valoramos como exito, asi como la felicidad puede cambiar con el paso del teimpo.

26 02 2010
Andres Schuschny

Agustín, muy interesante aunque no soy muy amigo de la palabra éxito. Hace un tiempo escribi un post en mi blog sobre el sesgo exitista de esta sociedad. Aca va el link:
http://humanismoyconectividad.wordpress.com/2009/11/11/sesgo-exitista/

Espero te guste
un abrazo
Andres

19 03 2010
manuel granada

Hola Agustí,
Buena reflexión. Me hace pensar y te lo agradezco.
Desde mi punto de vista personal, el éxito es aquello que me hace sentirme satisfecho de mi mismo. Y eso es una sensación individual -aunque muchas veces, mi éxito ha venido porque he ayudado a otros a obtener su éxito- que se siente cuando has logrado un cambio interior hacia una situación mejor contigo mismo (te sientes mejor persona, mejor contigo mismo, con tu entorno, con la gente que te rodea, te sientes satosfecho, ves que otros te agredecen tu esfuerzo, etc…..). Pero es cierto, es una sensación que viene de dentro hacia afuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: