Los átomos del liderazgo: ¿una evolución de los cuatro elementos de la naturaleza?

25 05 2017

IMG_1812Ya sabemos que la naturaleza es el gran libro de conocimiento (Rousseau o Da Vinci ya lo avanzaron con sus citas: “Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza” y “La naturaleza benigna provee de manera que en cualquier parte halles algo que aprender”). De hecho, es el libro de conocimiento por antonomasia. Todo aquello que ideamos o pensamos ella ya lo ha resuelto. Otra cosa es que, nosotros, los humanos, seamos capaces de verlo, entenderlo, sentirlo, escucharlo o copiarlo.

Sé que abordo un objetivo ambicioso y, tal vez, algo pretencioso: encontrar paralelismos –ya avanzo que, haberlos haylos- entre la madre naturaleza y el liderazgo. Se ha escrito, se escribe y se escribirá sobre él por lo que, confío y deseo, que la visión que asienta este ensayo aporte una visión novedosa.

Para ello, voy a buscar una correlación entre los cuatro elementos naturales: el agua, el aire, el fuego y la tierra y los cuatro átomos del liderazgo. No voy a profundizar en los elementos naturales -ya los antiguos sabios griegos los detallaron: Tales de Mileto el agua, Anaxímenes el aire, Heráclito el fuego y Jenófanes la tierra- sino en el lado que me interesa: los átomos del liderazgo.

caracteristicas_liderazgo

 

Lee el resto de esta entrada »





La gente que me gusta

24 08 2015

11885244_10204982420936267_7832235479602235590_n

Me gusta la gente natural, explosiva, emocional, sincera, transparente, coherente y que sonríe cuando te cruzas aunque no l@s conozcas.

La que me hace trempar <en sentido figurado 😜>, que me hace pensar, que reflexiona, que garabatea, que juega, que se pregunta ¿Y por qué no …?, que la ironía forma parte de su ADN, que se divierte y que compartir una conversación con ell@s sea excitante e interesante.

Esa es la gente que me gusta. Así de simple. Así de sencillo.

¿Y a ti? ¿Cuál es la gente que te gusta?

Os dejo con el video de Serrat “Cambalache”

¡Qué Uds. lo pasen genial!

Un abrazo,

Agustí Brañas