¿Innovación abierta o, simplemente, fertilización?

25 05 2014

Hola,

la foto-3

Esta mañana leía el interesante artículo de Xavier Ferràs “La innovación abierta” en LA VANGUARDIA. Poco después, y mientras paseaba entre paneras hortofrutículas -la foto es un excelente ejemplo-, me vino a la cabeza un esbozo de lo que podría dar lugar a una entrada en el blog focalizada en ello. Os preguntaréis … ¿Qué tienen -o pueden tener- en común la innovación abierta y la agricultura? ¿Hay algún nexo?

La innovación abierta, término acuñado por Henry Chesbrough, es una nueva estrategia de innovación bajo la cual las empresas van más allá de los límites internos de su organización y donde la cooperación con profesionales externos pasa a tener un papel fundamental.

La fertilización, según la RAE, es disponer la tierra para que dé más fruto. Si analizamos con detenimiento ambas definiciones vemos que ambas comparten el fin: ayudar a mejorar. Ya sea la organización o la cosecha.

Sin embargo, hay un matiz. Aquellas organizaciones que no cambien y devengan permeables -se fertilicen- entrarán en una fase de barbecho, proceso en el que la tierra se deja sin sembrar o cultivar durante uno o varios ciclos vegetativos. En el caso de la agricultura, sin duda, para mejorar. En el caso de la organización, para empeorar o, incluso, para su desaparición. Hace unos meses, conversando en twitter con Ana María Llopis sobre innovación, le decía: La más importante no requiere inversión. Requiere actitud: Abrir la ventana y renovar el aire.”

Os dejo con una frase de Aristóteles: “La naturaleza nada hace en vano” y una reflexión en abierto: si ya los antiguos sabios griegos lo sabían … ¿lo sabremos nosotr@s? ¿Y l@s directiv@s? ¿Abrimos la ventana y renovamos el aire de la organización? Seguro que la fertilizaremos y la cosecha mejorará …

Feliz semana,

Agustí Brañas

 

 

 





Liderazgo neuronal: El liderazgo del s. XXI

17 07 2012

 Cada modelo económico siempre ha disfrutado de un estilo de liderazgo que ha permitido, con mayor o menor eficiencia, resolver las necesidades de dirigir organizaciones y personas. La historia nos cuenta que la sociedad ha vivido dos revoluciones sustentadas en innovaciones disruptivas:

      • La del Neolítico, con la aparición de la agricultura y del sedentarismo, y la
      • Industrial, con la aparición del vapor

La irrupción de las redes sociales está impulsando la tercera revolución[1]: la del conocimiento abierto, compartido, globalizado y, por ende, el de la inteligencia colectiva.

Ésta, fundamentada en la transparencia, en el compartir, en la coopetencia, en organizaciones abiertas, en la red, en las neuronas y NEURONAS y en PERSONAS: con actitudes y aptitudes como escuchar, conversar, emocionar, compartir el talento, el conocimiento y, fundamentalmente, comunicar, junto al cambio de paradigma en las organizaciones pone de manifiesto el agotamiento de los modelos de liderazgo tradicionales.

Antes de entrar en la definición de qué es lo que entiendo –y como defino- el liderazgo neuronal si quería subrayar el por qué el liderazgo del s. XXI, a diferencia de lo que opinan otros cólegas, no es el liderazgo distribuido. Como la RAE indica, distribuir, en su 1ª. Entrada, es Dividir algo entre varias personas, designando lo que a cada una corresponde, según voluntad, conveniencia, regla o derecho. Se puede inferir pues, a tenor de lo anterior, que se trata de un “liderazgo delegado” lo que implica una organización jerárquica no redárquica.

Y os preguntaréis … qué es el liderazgo neuronal.

La red –NEURONA– es un gran cerebro colectivo. A su vez, nuestro cerebro, basado en neuronas, se conecta, empatiza y colabora con otros cerebros produciéndose el efecto “simpatía”: Las neuronas se consolidan en NEURONAS.

El liderazgo neuronal nace al albor de la red, desde la red, para la red y por la red. Juega con la polisemia de neurona: Nuestras neuronas, a través de las dendritas, y mediante el axón, conectan con las NEURONAS de la red estimulándose cognitivamente. El liderazgo neuronal nos permite, en primer lugar, pues liderar nuestro proyecto: El personal. El profesional. El social. De ahí la componente interna. A su vez, el liderazgo neuronal, también nos permite liderar lo externo: la red.

Así pues, el liderazgo neuronal es aquel que, en primer lugar, permite liderar nuestra dimensión personal y profesional, nuestras neuronas, y, en segundo, potencia las redes o NEURONAS mediante los nodos de las mismas.

Ese es el reto: conciliar la neurona con la NEURONA. El liderazgo neuronal, cuyo núcleo es el Yo neuronal, con las diferentes órbitas: la primera, nuestra red de contactos. La segunda órbita es la de las organizaciones con las que, de una u otra forma, estamos conectados. Y así sucesivamente.

Os dejo con el video de TED Sebastian Seung: I am my connectome:  
Saludos,
Agustí Brañas
“La innovación consiste en preguntar por qué no y crear el por qué SÍ”

[1] La primera revolución: la del sedentarismo. La segunda, la industrial





Los costes de desinformación: los costes del s. XXI

16 11 2011

Hola,

La crisis económica en la que estamos inmersos está provocando profundos cambios en las personas –nosotr@s-, la sociedad y, por ende, en el mundo empresarial y directivo.

De hecho, podríamos apostillar que estamos viviendo el fin de una etapa y el comienzo de una nueva era. Esto es lo que lo hace verdaderamente atractivo y enriquecedor: el ser espectador y partícipe, en mayor o menor medida, de este cambio.

Voy a centrarme en el entorno de la dirección. La transparencia, la sostenibilidad y la vuelta a la senda de la humanización –que nunca debíamos haber abandonado-, en detrimento del viejo dogma de “maximizar beneficios”, son pilares del nuevo management.

Esta evolución/transformación ha supuesto la aparición de una nueva tipología de costes: “los costes de desinformación”.

Así, podemos encontrar dos tipos de costes de desinformación atendiendo al entorno en el que se originan:

  • Externos
  • Internos

La primera categoría, la de externos, responden al criterio de que las empresas son ciegas ante la ingente cantidad de información que hay disponible en internet, a la vez que sordas ante las “conversaciones” que se llevan a cabo en las redes sociales.

La segunda categoría, la de internos, cumplen los criterios de nula transparencia en las organizaciones y de que la información es poder. Por tanto, suelen encontrarse en su hábitat en aquellas empresas en que la opacidad es su modus operandi. Un ejemplo de esta tipología son los objetivos no compartidos, no porque no se compartan si no porque se desconocen.

¿Son conocedoras las organizaciones y sus directiv@s de su existencia? ¿Qué opináis?

Os dejo con dos videos: el primero, la canción de la fábula de los tres hermanos

y, el segundo, el video del primer contacto de los Toulambies con la llamada civilización.

Saludos,

Agustí Brañas





Redes sociales: ¿Tecnología o PERSONAS?

10 11 2011

Hola,

He tenido oportunidad de acudir al seminario Charlene Li & Estrategias en Redes Sociales que ha organizado HSM conjuntamente con el IESE en Barcelona. El día nos acompañó: sol, luz y el campus del IESE. Un entorno motivador con una majestuosa vista: la belleza de Barcelona con el Mediterráneo meciéndola.

No me voy a fijar ni en la presentación, ni en la ponente cuya reputada persona, un referente en el entorno de las redes sociales, es de sobras conocida. Al tajo.

Primer mensaje: esto de las redes sociales va RELACIONES, no de tecnologías. Por tanto, de PERSONAS.

Ahora bien, relaciones no es ir acumulando contactos, me gusta o followers. Es conversar y relacionarse de igual manera que en lo que llamamos 1.0 o entorno analógico: compartiendo experiencias, sentimientos, opiniones …

Segunda idea: Si tienes información y no la compartes, pierdes tú, la organización y la sociedad. Dicho de otra forma: si tienes una idea y no la compartes no tienes nada. Si la compartes, tienes 2 ideas , un defensor/aliad@ y un amplificador.

Las organizaciones ópacas y/o jerárquicas capitalizan, exponencialmente, sus ineficiencias. Los costes de transacción -y de agencia- internos, derivados de la nula transparencia, provocan que la [des]información induzca a toma de decisiones erróneas o sesgadas.

Tercera idea: La información ya no es poder. El poder, socialmente hablando, es conocer quién sabe de “qué” y cómo llegar a acceder a él/ella.

Cuarta idea: Las conversaciones en las redes sociales se llevan a cabo: estés o no estés.

Os dejo con tres tuits que, para mi, son un excelente resumen de la jornada:

¿Lo lograremos? Apuesto por el sí …

Saludos,

Agustí Brañas

P.D. Podéis encontrar todos los tweets de la jornada con el hashtag #semcharleneli





Pensar emocionalmente … ¿El futuro del management?

26 09 2011

Hola,

Estamos viviendo una época, socialmente hablando, tremendamente interesante y atractiva. La irrupción de las redes sociales han provocado que la humanidad –nosotr@s– nos tengamos que enfrentar a un escenario, hasta ahora desconocido, en el que la velocidad con la que los cambios se suceden, y la multicanalidad por la que éstos se propagan, han devenido la principal característica.

El principio activo que favorece esta propagación es la “emocionalidad”. Empatizamos emociones y sentimientos de nuestro círculo más cercano –virtual o real- y, acto seguido, las compartimos y difundimos, con el enriquecimiento de nuestras opiniones y comentarios, con/a nuestra red.

El mundo de la empresa y, particularmente, el del management, sin embargo, sigue anclado en el pasado sin saber cómo adaptarse a este nuevo betaescenario en el que sus vectores directores son

  • El pensamiento diferencial es el empático y emocional
  • El acortamiento del largo plazo a un periodo no superior a los seis meses

En este sentido, las empresas, como personas jurídicas que son, ni sienten, ni lloran, ni vibran y, menos aún, sonríen. Sus emociones “solo” las muestran en la cuenta de resultados y, ahora, dicho sea de paso,no están para muchas “emociones”.

Está claro que las opiniones favorables en las redes sociales incrementan las ventas … ahora bien, ¿pasará el futuro del management por el “pensar emocionalmente” [en] las organizaciones?

¿Qué opinas?

Os dejo con el video de Evelyn … para mi, una de las mejores películas para ilustrar este pensamiento emocional …

Saludos,

Agustí Brañas

Soñar es pensar. Pensar es querer. Querer es poder. Poder es hacer. Hacer es soñar.

¡Feliz semana! 🙂





Ya estamos conectad@s. Y ahora, ¿qué?

2 11 2010

Hola a tod@s,

Hoy voy a iniciar un meme y se lo voy a transferir  a @fmlopez48@mcimino@marcapersonal y @antoniodomingo con la esperanza de que inicie un largo viaje por la red y  se detenga en cuantas más posadas mejor para compartir y enriquecerlo.

Recibimos invitaciones, las enviamos, las aceptamos y, en algunas oportunidades, las rechazamos. Sin embargo, hay tantos filtros/objetivos como usuarios interconectados hay en las diferentes redes sociales y todos tan lícitos como el primero. Me voy a centrar, por simplificación con la de Linkedin.

Básicamente, hay tres alternativas o formas de proceder:

  • Visión cortoplacista: Una vez aceptada, la persona con la que nos hemos conectado nos envía una presentación de a qué se dedica y qué es lo que ofrece
  • Visión a largo plazo: Aún por descubrir
  • Visión a medio plazo: Te pones en contacto, transcurrido un plazo razonable, con tu contacto para explorar posibles oportunidades de negocio y/o colaboraciones

Esnobismo, moda, realidad, aprendizaje o negocio son algunos de los objetivos por los que nos subimos al carro de las redes sociales. Sin embargo, parece que éste último, el de hacer negocio, sea el cuarto oscuro de las redes sociales.

El mundo de las redes sociales y, por ende, sus usuarios, estamos aprendiendo cada día acudiendo a clase. Es evidente que las primeras lecciones no deben ser las de llevar a cabo negocio sino las de cómo escuchar, conversar y participar en ellas. Ahora bien, el programa formativo debería incluirlas en el segundo trimestre del curso, y nosotros, como estudiantes aplicados, estudiarlas.

¿Qué lección tomaste y cuál es tu experiencia? Ya estamos conectad@s. Y ahora, ¿qué?

Saludos,

Agustí Brañas





Mi pescadero: ¿Community manager 1.0?

17 10 2010

Hola,

Hace un tiempo conversaba -21 de julio de 2010- con @estratega sobre un tuit que puso sobre SEO y pescadería. Lo reproduzco: “Todo lo que sé de SEO lo aprendí en la cola de la pescadería” A tenor del mismo, le contesté que tenía pendiente el escribir una entrada sobre mi pescadero.

Éste es un ejemplo de su ordenador. Tiene una RAM mental que para sí quisiéramos much@s de nosotr@s. Su memoria, al igual que la de google, se va optimizando y ampliando a medida que va transcurriendo su jornada laboral y su ordenador central, su cerebro, nunca se cuelga por lo que esto de rebotar le suena a chino.

Bromas al margen, se habla y hablamos de Community Manager Sin embargo, obviamos cuál ha sido el funcionamiento de la sociedad hasta la fecha en el comercio tradicional: Conversar, estar atent@, mimar, servir, ayudar, vender, fidelizar, preguntar, interesarse, y hacer sentirse importante, a pesar del volumen de negocio que genere, al cliente agradeciéndole que haya comprado en su parada. Esta actitud no tiene por que implicar el ser servil con el cliente.

La confianza la siembra y riega cada día con los valores que le inculcó su padre y que, día a día, pone en práctica… especialmente, el de disfrutar con lo que hace y, en paralelo, el de la tensión necesaria: Cada día es una final.

Yo suelo decirle, en tono divertido, que él es el Xavi del mercado y él sonríe saludando a algún/a client@ que cruza por delante de su parada.

Para mí, sin ningún género de dudas, un buen ejemplo de lo que es -o debería ser- socializar humana y profesionalmente con su entorno … ¿Community manager 2.0? ¿Community manager 1.0? O, simplemente, ¿Un buen profesional y mejor persona? ¿Qué opinas?

Saludos,

Agustí Brañas