Hansel y Gretel: La pérdida de talento en las organizaciones

30 11 2010

Hola a tod@s,

No escribía últimamente pues, como bien nos decía Amalio Rey en su excelente post, Bloguear por bloguear, sentarme delante del ordenador para forzar que unos cuantos caracteres tengan sentido y aporten, por aquello de la periodicidad de las actualizaciones, sacrifican el placer de postear: el disfrutar con la escritura.

Hace unos días compartía, con un buen amig@ mío, un café. En un momento dado, me espetó: “Dejo la organización en la que estoy  para incorporarme a la organización Y“. Comprenderéis que, por aquello de la privacidad, no desvele ni menciones nombres de entidades ni de personas. Si que os digo, para vuestra tranquilidad, que cuento con su autorización para escribir esta entrada pues, cuando me lo comentó, le dije que tenía una en la nevera que versaba sobre este tema y que,  hasta la fecha, no había visto la luz.

Le comenté, aprovechando el cuento de Hansel y Gretel, que estaba convencido que a lo largo de los últimos tiempos “había ido dejando migajas en el camino para señalar su interés en crecer en la organizacióno, en caso contrario, es decir, que la organización fuera ciega y sorda a las señales que iba dejando, “que abriría la puerta y saldría al balcón para ver quién pasaba por allí”. Dicho de otro modo, escucharía nuevos proyectos profesionales que le permitieran crecer.

Transcurrido un tiempo prudencial, y agotadas ya las reservas de pan, -seguía en su monólogo- me he visto obligado a tomar la decisión de irme“.

Algunas reflexiones tras analizar este caso:

  • Las organizaciones no saben detectar ni leer las señales que sus profesionales van dejando por el camino.
  • Una vez roto el contrato emocional, el profesional está fuera mentalmente de la organización.
  • El intervalo óptimo, tanto de rendimiento como de motivación para una posición, debería estar entre los cuatro y seis años como máximo.

¿Cuál es el coste que soportan las organizaciones por no ver las migajas de sus profesionales? ¿Has vivido, directa o indirectamente, el cuento de Hansel y Gretel?

Saludos,

Agustí Brañas





Windows vs Chrome o la guerra del iceberg

22 11 2009

Hoy, mientras leía la noticia en “El País” de que Chrome, el nuevo sistema operativo de Google, empieza a caminar y que verá la luz el próximo año, me puse a pensar acerca de la estrategia que está siguiendo Google y la respuesta de Microsoft a la misma.

Lo primero que me vino a la mente fue la gran batalla que hubo entre los formatos de video VHS y Betamax a finales de los 70. Éste, introducido por Sony, ofrecía una mejor calidad de audio y vídeo que la de su competidor.

VHS, lanzado al mercado por Panasonic, consiguió popularizarse y convertirse en estándar durante más de quince años gracias a una mejor estrategia de comercialización.

Esta introducción me sirve para vaticinar que, esta historia, se va a repetir con la nueva guerra del iceberg que se avecina entre Microsoft / Windows y Google / Chrome.  Windows es líder en el mercado de los SSOO. Google, por contra, ocupa el liderazgo en otros nichos de mercado. Su buque insignia es el buscador. A cambio, su estrategia comercial es demoledora: “Donde entra, lo hace para ser líder“.

¿Quién ganará la batalla? Difícil de pronosticar. En mi opinión, al margen de los típicos estandares de “áquel que sepa adaptarse mejor a la sensibilidad del mercado” o “que escuche activa y constructivamente al cliente”, va a ser una lucha fraticida en la que, con toda seguridad, el talento va a ser la munición con la que se van a armar las estrategias. ¿Cómo lo blindarán? Será interesante el hacer un seguimiento … 

Saludos,

Agustí Brañas





Los costes emocionales (III): La manzana podrida

5 10 2009

manzana_podridaLeo en el blog de Juan Carrión, la entrada de “Empresas depredadoras y Calidad de vida”, en las que enumera algunas de las consecuencias que identifica Melamed en su libro “Empresas depredadoras”. Esta entrada me sirve para continuar profundizando en los costes emocionales.

Uno de mis mejores amigos es Ingeniero Agrónomo. Siempre le ha llamado la atención el interés y atracción que muestro hacia el sector primario y, particularmente, hacia la Agricultura ya que, ésta, nos ofrece excelentes ejemplos que son totalmente extrapolables al mundo económico y/o empresarial.

Cuando en un manzano hay una fruta que está podrida o que se está empezando a podrir, hay que actuar rápidamente. ¿Cómo? Hay que analizar el problema para ver si está focalizado únicamente en esa pieza o si, por el contrario, el problema se ha extendido a otras manzanas próximas y hay que cortar toda la rama.

En la empresa, a menudo, l@s directiv@s son cieg@s ante estas primeras señales de amenazas en el manzano. Cuando se dan cuenta, y las empiezan a tomar en consideración, en algunos casos, ya es demasiado tarde. ¿Por qué? Porque el talento de la organización ya ha comenzado la tocata y fuga.

¿Será que la agricultura escucha activamente más que la Dirección? ¿Qué opináis?

Saludos,
Agustí Brañas





Escuchar, Vivir y Compartir: ¡Es la red!

10 08 2009

tres_monos1Recuerdo que, de pequeño, mi madre me decía tienes que “oír, ver y callar“. Estos tres infinitivos me sirven para crear la nueva entrada de hoy:

¿Escuchar u oír? Una de las habilidades directivas más importantes en la era del 2.0 -ya lo está siendo- es la de escuchar. ¿Cuál es la diferencia entre escuchar u oír? El significar, de forma cognitiva, lo que el otro/s interlocutor/es me están diciendo. Este significar implica el enriquecer mi mensaje con contenido de la otra parte. Así, el beneficio es mayor.

¿Ver o vivir? Esta disyuntiva me permite enlazar con las habilidades emocionales -las que, sin duda, marcarán un antes y un después en las habilidades directivas-. ¿Frialdad o Sentimiento? ¿Gestión o liderazgo?. El quedarnos sólo con la visión es como poder ver en 3D y ver sólo en 2D. ¿Qué visión nos da más conocimiento?

Por último, ¿Callar o compartir?. Hasta ahora se tenía el pensamiento de que: “la información es poder”. En la nueva era 2.0, la información está accesible a un solo click. Lo que es diferencial es la capacidad de compartir para generar conocimiento.

“Oigo y olvido. Veo y recuerdo. Hago y entiendo.” (Proverbio chino)

Agustí Brañas