Liderazgo neuronal: El liderazgo del s. XXI

17 07 2012

 Cada modelo económico siempre ha disfrutado de un estilo de liderazgo que ha permitido, con mayor o menor eficiencia, resolver las necesidades de dirigir organizaciones y personas. La historia nos cuenta que la sociedad ha vivido dos revoluciones sustentadas en innovaciones disruptivas:

      • La del Neolítico, con la aparición de la agricultura y del sedentarismo, y la
      • Industrial, con la aparición del vapor

La irrupción de las redes sociales está impulsando la tercera revolución[1]: la del conocimiento abierto, compartido, globalizado y, por ende, el de la inteligencia colectiva.

Ésta, fundamentada en la transparencia, en el compartir, en la coopetencia, en organizaciones abiertas, en la red, en las neuronas y NEURONAS y en PERSONAS: con actitudes y aptitudes como escuchar, conversar, emocionar, compartir el talento, el conocimiento y, fundamentalmente, comunicar, junto al cambio de paradigma en las organizaciones pone de manifiesto el agotamiento de los modelos de liderazgo tradicionales.

Antes de entrar en la definición de qué es lo que entiendo –y como defino- el liderazgo neuronal si quería subrayar el por qué el liderazgo del s. XXI, a diferencia de lo que opinan otros cólegas, no es el liderazgo distribuido. Como la RAE indica, distribuir, en su 1ª. Entrada, es Dividir algo entre varias personas, designando lo que a cada una corresponde, según voluntad, conveniencia, regla o derecho. Se puede inferir pues, a tenor de lo anterior, que se trata de un “liderazgo delegado” lo que implica una organización jerárquica no redárquica.

Y os preguntaréis … qué es el liderazgo neuronal.

La red –NEURONA– es un gran cerebro colectivo. A su vez, nuestro cerebro, basado en neuronas, se conecta, empatiza y colabora con otros cerebros produciéndose el efecto “simpatía”: Las neuronas se consolidan en NEURONAS.

El liderazgo neuronal nace al albor de la red, desde la red, para la red y por la red. Juega con la polisemia de neurona: Nuestras neuronas, a través de las dendritas, y mediante el axón, conectan con las NEURONAS de la red estimulándose cognitivamente. El liderazgo neuronal nos permite, en primer lugar, pues liderar nuestro proyecto: El personal. El profesional. El social. De ahí la componente interna. A su vez, el liderazgo neuronal, también nos permite liderar lo externo: la red.

Así pues, el liderazgo neuronal es aquel que, en primer lugar, permite liderar nuestra dimensión personal y profesional, nuestras neuronas, y, en segundo, potencia las redes o NEURONAS mediante los nodos de las mismas.

Ese es el reto: conciliar la neurona con la NEURONA. El liderazgo neuronal, cuyo núcleo es el Yo neuronal, con las diferentes órbitas: la primera, nuestra red de contactos. La segunda órbita es la de las organizaciones con las que, de una u otra forma, estamos conectados. Y así sucesivamente.

Os dejo con el video de TED Sebastian Seung: I am my connectome:  
Saludos,
Agustí Brañas
“La innovación consiste en preguntar por qué no y crear el por qué SÍ”

[1] La primera revolución: la del sedentarismo. La segunda, la industrial

Anuncios




Redes sociales: ¿Tecnología o PERSONAS?

10 11 2011

Hola,

He tenido oportunidad de acudir al seminario Charlene Li & Estrategias en Redes Sociales que ha organizado HSM conjuntamente con el IESE en Barcelona. El día nos acompañó: sol, luz y el campus del IESE. Un entorno motivador con una majestuosa vista: la belleza de Barcelona con el Mediterráneo meciéndola.

No me voy a fijar ni en la presentación, ni en la ponente cuya reputada persona, un referente en el entorno de las redes sociales, es de sobras conocida. Al tajo.

Primer mensaje: esto de las redes sociales va RELACIONES, no de tecnologías. Por tanto, de PERSONAS.

Ahora bien, relaciones no es ir acumulando contactos, me gusta o followers. Es conversar y relacionarse de igual manera que en lo que llamamos 1.0 o entorno analógico: compartiendo experiencias, sentimientos, opiniones …

Segunda idea: Si tienes información y no la compartes, pierdes tú, la organización y la sociedad. Dicho de otra forma: si tienes una idea y no la compartes no tienes nada. Si la compartes, tienes 2 ideas , un defensor/aliad@ y un amplificador.

Las organizaciones ópacas y/o jerárquicas capitalizan, exponencialmente, sus ineficiencias. Los costes de transacción -y de agencia- internos, derivados de la nula transparencia, provocan que la [des]información induzca a toma de decisiones erróneas o sesgadas.

Tercera idea: La información ya no es poder. El poder, socialmente hablando, es conocer quién sabe de “qué” y cómo llegar a acceder a él/ella.

Cuarta idea: Las conversaciones en las redes sociales se llevan a cabo: estés o no estés.

Os dejo con tres tuits que, para mi, son un excelente resumen de la jornada:

¿Lo lograremos? Apuesto por el sí …

Saludos,

Agustí Brañas

P.D. Podéis encontrar todos los tweets de la jornada con el hashtag #semcharleneli