Tú puedes ser el próximo Víctor … ¿eres consciente?

7 04 2015

1173948358Hace un par de semanas Víctor¹, un buen amigo mío, me llamó para darme una grata nueva: había encontrado, tras un largo periodo en el paro, trabajo. Irradiaba felicidad y se le notaba ya que, a la menor oportunidad, lo proclamaba a los cuatro vientos. Quedamos para vernos y celebrarlo.

Cuando llegué al bar en el que habíamos quedado, vi que su rictus era serio y que denotaba preocupación.

Sus buenas tardes fueron: “Vuelvo a estar en el paro²”. Juro que si me pinchan en ese momento no me sacan ni una gota de sangre. Aún con la respiración acelerada por el impacto de semejante noticia –no habían pasado ni siquiera dos semanas desde su incorporación- atiné a preguntarle: Víctor, ¿Qué ha pasado?.

Con voz grave, me dijo: “No lo sé” Y empezó a contarme ese surrealista episodio. “El día de los hechos me llamaron desde recursos humanos para que acudiera a las oficinas centrales. Me hicieron pasar a una sala y esperar. Transcurridos unos minutos, llegó alguien de RR.HH. con la carta de finalización de contrato para que la firmara. ¿Por qué? La razón – si se puede llamar de alguna manera- que me dieron fue: “El cliente nos ha hecho saber que tu perfil no se adecúa a lo que necesita” “Pero si no he tenido tiempo, ni siquiera, de calentar la silla”. N.del E. Víctor desgranó, meticulosamente, todo lo que le había sucedido durante esas escasas dos semanas. Y doy fe que, lo que me contó, fue todo un manual de lo que no debe ser un proceso de aterrizaje.

Si tuviera que resaltar algún valor y/o competencia de Víctor, destacaría, por encima de todo, tres:

  • Su Actitud positiva y optimista por naturaleza. Recuerdo alguno de los whatsapps suyos que recibí esos días: “I go, I go … al curro a trabajar”
  • Su Valentía. Hace tiempo que profesionalmente no se dedica al trabajo que había encontrado pero eso no ha sido óbice para sentirse preparado para llevarlo a cabo
  • Su Fuerza de voluntad. Una vez me contó que, en la facultad, había tenido que asistir a clases particulares de una asignatura porque no podía ir a clase. Iba junto a dos amigos suyos. Únicamente uno aprobó. ¿Sabéis quién?

A lo largo de la conversación –de hecho, casi un monólogo- no supe que decirle. Sólo escucharle y, de vez en cuando, asentir con la cabeza. Le pedí plasmar lo que le había pasado en un post y me autorizó a escribir y compartir lo que le había acaecido.

Cuando nos despedimos me agradeció que le hubiera escuchado. Mientras se alejaba, cabizbajo y pensativo ante el complicado porvenir que se le venía nuevamente encima, una idea retronaba en mi cabeza … ¿nos estaremos volviendo todos locos³?

¿Eres consciente que tú puedes ser el próximo Víctor?

Saludos,

Agustí

[1] Víctor tiene 51 años, es Licenciado superior y atesora un gran capital experiencial fruto de su dilatada carrera profesional.

[2] Fuente: http://www.ine.es/jaxiT3/Datos.htm?t=4084

[3]El anterior “propietario” de la mesa que había ocupado no duró ni un mes.





Los costes de desinformación: los costes del s. XXI

16 11 2011

Hola,

La crisis económica en la que estamos inmersos está provocando profundos cambios en las personas –nosotr@s-, la sociedad y, por ende, en el mundo empresarial y directivo.

De hecho, podríamos apostillar que estamos viviendo el fin de una etapa y el comienzo de una nueva era. Esto es lo que lo hace verdaderamente atractivo y enriquecedor: el ser espectador y partícipe, en mayor o menor medida, de este cambio.

Voy a centrarme en el entorno de la dirección. La transparencia, la sostenibilidad y la vuelta a la senda de la humanización –que nunca debíamos haber abandonado-, en detrimento del viejo dogma de “maximizar beneficios”, son pilares del nuevo management.

Esta evolución/transformación ha supuesto la aparición de una nueva tipología de costes: “los costes de desinformación”.

Así, podemos encontrar dos tipos de costes de desinformación atendiendo al entorno en el que se originan:

  • Externos
  • Internos

La primera categoría, la de externos, responden al criterio de que las empresas son ciegas ante la ingente cantidad de información que hay disponible en internet, a la vez que sordas ante las “conversaciones” que se llevan a cabo en las redes sociales.

La segunda categoría, la de internos, cumplen los criterios de nula transparencia en las organizaciones y de que la información es poder. Por tanto, suelen encontrarse en su hábitat en aquellas empresas en que la opacidad es su modus operandi. Un ejemplo de esta tipología son los objetivos no compartidos, no porque no se compartan si no porque se desconocen.

¿Son conocedoras las organizaciones y sus directiv@s de su existencia? ¿Qué opináis?

Os dejo con dos videos: el primero, la canción de la fábula de los tres hermanos

y, el segundo, el video del primer contacto de los Toulambies con la llamada civilización.

Saludos,

Agustí Brañas





Las personas: ¿Una commodity?

5 10 2010

Hola,

A menudo me planteó esta reflexión: Si las personas somos una commodity. Os avanzo que no tengo una respuesta de sí o no o de 0 ó 1. Hay días que pienso que sí y otros en los que pienso que no. Seguramente, la explicación resida en mi estado anímico, la cual, si me lo permitís, no responde a ninguna razón objetiva.

Ironías al margen, en la nueva -o soñada- economía del conocimiento, las personas dejan de ser -si alguna vez lo han sido- una commodity para convertirse en el recurso más escaso y preciado de una economía basada en el conocimiento.

Las personas no somos máquinas insensibles e inservibles. Tenemos necesidades, sentimientos, emociones y valores. Cada un@ de nosotr@s, con nuestras virtudes y defectos, somos únicos e irrepetibles. Sin embargo, a menudo, desde las Direcciones de recursos humanos se tiende a aplicar políticas indiferenciadas como si fuéramos clones l@s un@s de l@s otr@s.

Algunas organizaciones ya se han dado cuenta y han empezado a aplicar políticas diferenciadas y personalizadas de personas para personas. ¿Se darán cuenta algún día las que no las aplican? Mientras tanto, os dejo con un video sobre clonación humana … quizás un futuro no muy lejano …

Saludos,

Agustí Brañas





La confianza: ¿Un comportamiento racional o irracional?

7 02 2010

Hola,

L@s economistas solemos, a menudo, basarnos en la Teoría de las Expectativas para intentar aventurarnos a explicar determinados comportamientos humanos.

Hace algún tiempo, se llevó a cabo un interesante experimento con monos. 

El resultado del mismo, junto a la Teoría de las expectativas, me lleva a plantearme y cuestionarme si la confianza es un comportamiento humano racional o irracional.

Me lo cuestiono analizando la política en su estado actual, su [escasa] credibilidad y l@s polític@s desde la óptica de la empresa.

Sí – no – sí – no …

¿Qué pensáis?

Saludos,

Agustí Brañas

P.D.

¡Feliz semana!





Mi jefe ha promocionado. ¿Quién soy?

1 02 2010

Hola,

El día a día de las empresas comporta la existencia de las tan manidas “promociones. Tranquil@s, no voy a escribir –hoy- sobre la subjetividad de las mismas. Las organizaciones necesitan, para su propia supervivencia, promocionar o encumbrar a determinad@s perfiles. En definitiva, a personas.

Voy a centrarme en la situación que se genera tras la promoción de un jefe. Planteemos el escenario inicial:

  • Tu jefe ha promocionado
  • Llega un nuevo jefe
    • Interno o de la organización
    • Externo o fichado de fuera

Las empresas u organizaciones, a la hora de decidir las promociones, desprecian el impacto que pueden tener en ellas las mismas. La promoción de un jefe conlleva, en gran multitud de casos, un borrado en la memoria[i] de la organización de tu valoración como profesional, a la vez que tu progresiva desubicación en la misma.

Fruto de lo anterior, algun@s profesionales deciden abandonarlas. ¿Quiénes?

  • L@s que son atractiv@s para el mercado
  • L@s que no tienen miedo al cambio

¿Son conscientes las empresas que las promociones pueden fortalecer a su competencia? ¿Qué opinas?

Saludos,

Agustí Brañas


[i] El nuevo jefe llega con la mochila medio llena.





Conjugando el verbo HACER

7 01 2010

Hola,

Hoy es, de hecho, el primer día del nuevo ejercicio económico. Así que la segunda entrada del año se la voy a dedicar al verbo HACER .

  1. Yo hago
  2. Tú haces
  3. Él hace
  4. Nosotros hacemos
  5. Vosotros hacéis
  6. Ellos hacen

En definitiva, haciendo hacemos.

Uno de nuestros cometidos, como directiv@s, es lograr los objetivos. Nuestra responsabilidad, como personas, es CUIDAR, con ASERTIVIDAD, a quien es el sujeto de la acción: La PERSONA.

Os dejo con la entrevista que le hizo Eduard Punset a Roger Schank… que disfrutéis de ella.

 Saludos,

Agustí Brañas

P.D.

“El hombre es inteligente porque tiene manos.” – Anaxágoras





¿Qué es una empresa? Una amalgama de emociones

4 01 2010

Llevo días dándole vueltas a cómo se podría redefinir el significado del término empresa para actualizarlo a la versión 2.0.

La RAE, en su segunda entrada, define la empresa como la “Unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos.” Esta definición, en el entorno 1.0, describía acertadamente la empresa.

En el contexto 2.0, donde la primacía está compartida entre las personas y la cuenta de explotación, ya no se ajusta la realidad. ¿Por qué?. Porque la empresa es resultado de la amalgama de emociones de las personas que la forman. Personas con nombre y apellidos que, a su vez, pueden ser –y, generalmente, lo son- de múltiples nacionalidades.

A tenor de lo anterior, es necesario el actualizar la definición de empresa a “Unidad de organización, sustentada en las personas que en ella desarrollan su actividad profesional y/o laboral, y que está dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con el objetivo de garantizar su existencia a largo plazo, así como el de permitir a las personas que en ella prestan su desempeño el crecer tanto personal como profesionalmente y conciliar su vida familiar.

Astrid Moix, Helena Cavanagh y Uxío Malvio en “Al otro lado del espejo“, “¿Cómo lidiar con los equipos de trabajo multinacionales?” y “Aproximaciones a la multiculturalidad” han escrito excelentes entradas sobre el tema de la multiculturalidad.

Os dejo con un video resultado de un excelente trabajo multicultural…

Un abrazo y feliz 2.0 1.0,

Agustí Brañas