¿El líder debe dirigir o disfrutar? ¿O ambas?

2 08 2009

En el primer post del blog, hablaba del nuevo líder neuronal que iba a surgir tras la crisis. Una de las características que le definía era la tener una buena base de competencias emocionales.

El líder debe, en mi opinión, entusiasmar con su trabajo.  Este entusiasmar es no vender humo, ser asertivo y honesto. Debe tener una alta competencia comunicacional: ¿Qué dice? ¿Cómo lo dice? ¿Para qué lo dice? Y, especialmente, debe ser empático.

Cuando un líder rompe uno de estos principios, conlleva que una parte de la plantilla rompa el contrato emocional con la empresa y busque nuevos horizontes laborales. Este hecho hace aflorar los costes emocionales. Éstos son los grandes desconocidos del management.

¿Os atrevéis a cuantificar el impacto de los mismos?

Saludos,
Agustí Brañas

Anuncios