Pensar emocionalmente … ¿El futuro del management?

26 09 2011

Hola,

Estamos viviendo una época, socialmente hablando, tremendamente interesante y atractiva. La irrupción de las redes sociales han provocado que la humanidad –nosotr@s– nos tengamos que enfrentar a un escenario, hasta ahora desconocido, en el que la velocidad con la que los cambios se suceden, y la multicanalidad por la que éstos se propagan, han devenido la principal característica.

El principio activo que favorece esta propagación es la “emocionalidad”. Empatizamos emociones y sentimientos de nuestro círculo más cercano –virtual o real- y, acto seguido, las compartimos y difundimos, con el enriquecimiento de nuestras opiniones y comentarios, con/a nuestra red.

El mundo de la empresa y, particularmente, el del management, sin embargo, sigue anclado en el pasado sin saber cómo adaptarse a este nuevo betaescenario en el que sus vectores directores son

  • El pensamiento diferencial es el empático y emocional
  • El acortamiento del largo plazo a un periodo no superior a los seis meses

En este sentido, las empresas, como personas jurídicas que son, ni sienten, ni lloran, ni vibran y, menos aún, sonríen. Sus emociones “solo” las muestran en la cuenta de resultados y, ahora, dicho sea de paso,no están para muchas “emociones”.

Está claro que las opiniones favorables en las redes sociales incrementan las ventas … ahora bien, ¿pasará el futuro del management por el “pensar emocionalmente” [en] las organizaciones?

¿Qué opinas?

Os dejo con el video de Evelyn … para mi, una de las mejores películas para ilustrar este pensamiento emocional …

Saludos,

Agustí Brañas

Soñar es pensar. Pensar es querer. Querer es poder. Poder es hacer. Hacer es soñar.

¡Feliz semana! 🙂





Los tres pilares de la innovación

20 05 2011

Hola a tod@s,

Francisco Alcaide, @falcaide, preguntaba para el #apdinnova: ¿La innovación tiene más de arte o de ciencia?… A esta interesante pregunta, servidor, aportó su modesto punto de vista: “ni de arte ni de ciencia. Lo tiene de respiración organizativa, económica y empresarial.

La respuesta venía orquestada en que, al igual que la respiración -respiramos de forma natural y automática-, la innovación debería ser el oxígeno que se respirará en las organizaciones dado que, sin éste, no hay supervivencia.

En esta línea, hace unos días apuntaba los tres vectores de la innovación: creer, crear y criar –de ahí el título de esta entrada-

CREER: Tener por cierto algo que el entendimiento no alcanza o que no está comprobado o demostrado. <– Vector EMOCIONAL

CREAR: Producir o hacer o cambiar algo. En definitiva, dar a luz lo que hemos creído. <– Vector RACIONAL

CRIAR: Amamantar y alimentar la idea/proyecto/producto/servicio para que crezca y se haga mayor.

Os dejo con el video ¿Qué es innovación?, a la vez que con la pregunta: ¿Cuáles son vuestros tres pilares para la innovación?

Saludos,

Agustí Brañas





Se abre un proceso de selección. ¿Presentas tu candidatura?

2 06 2010

Hola,

A menudo, cuando un equipo no obtiene los resultados esperados, suele ser práctica habitual -que no tiene por que ser acertada- la aplicación de medidas drásticas. De hecho, éstas se resumen en una sola: se echa al que está y se trae un@ nuev@. La motivación está garantizada. Al menos, por aquello de “cuando veas las barbas de tu vecino pelar pon las tuyas a remojar“. Dicho de otro modo, por empleabilidad pura y dura.

Estos últimos tiempos, nuestro equipo -léase nuestro país, España– está jugando sin una estrategia clara ni definida ni coherente. La táctica se construye en tiempo real, cambios de jugadores, de estrategia, de escenarios y los resultados saltan a la vista: la prima de riesgo subiendo, no podemos colocar nuestra deuda pública fuera, etc. etc.

Dado el contexto, parece claro que tenemos que cambiar de entrenador. Ahora bien, al ir al mercado para ver qué podemos fichar, la oposición tampoco nos ofrece visos ni expectativas de motivación muy atrayentes.

Así que, atendiendo a la recomendación de Einstein de “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo“, me ha parecido interesante el innovar  y abrir un proceso de selección para fichar al nuevo entrenador. El único objetivo de este cambio es que motive al país y que nos permita ganar, primero, la liga y derrotar a la crisis, y, segundo, la champions league con un juego -léase economía- basado, de una vez por todas, en el conocimiento y la educación. Buen@s jugadores nos sobran.

¿Presentas tu candidatura? Las condiciones salariales se negociarán directamente con l@s candidat@s finales.

Saludos,

Agustí Brañas





¿Las empresas son inteligentes emocionalmente?

13 10 2009

pvisual_inteligencia_emocionalEste fin de semana, el suplemento de “El País – Negocios”, ha publicado una entrevista con el profesor David Caruso. El titular: “La ansiedad se ha instalado en la empresa“.

Al hilo de ella me surge la pregunta que da luz a este post: ¿Las empresas son inteligentes emocionalmente?. Para poder obtener -sí es que la hay- alguna respuesta, es necesario el ir por partes.

  • ¿La empresa tiene sentimientos? No. La empresa es una persona jurídica y, como tal, tiene objeto social, domicilio y estatutos pero: Ni siente, ni vibra, ni se emociona. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: No es una persona física en los términos en los que la define el derecho civil.

Entonces, ¿Por qué nos empeñamos en preguntarnos si las empresas son inteligentes emocionalmente? La respuesta, nuevamente, es rápida y sencilla: Las empresas están formadas por personas que sienten, vibran, se emocionan, se y motivan.

Howard Gardner, el padre de la inteligencia emocional -originada en su estudio de las inteligencias múltiples-, señala, entre otras, las inteligencias intrapersonal y la interpersonal. La primera es la que hace referencia al interior del individuo: emociones, reacciones y vida interior. La segunda está focalizada en la empatía, liderazgo y la comunicación.

Dadas las premisas anteriores, si la empresa no es inteligente emocionalmente es, básicamente, es por que las personas que la forman y le dan vida no lo son. Me voy a apoyar en Josep Julián y en su post gestionar la emocionalidad para explicar uno de los motivos por los que la empresa no es inteligente emocionalmente: se ningunea sistemáticamente la necesidad de gestionar las emociones.

¿Qué hace un líder emocionalmente inteligente?  Prof. Caruso:  “…Lo que hace un líder emocionalmente inteligente es reconocer las emociones del grupo, gestionarlas y dirigirlas. Decir a su equipo que son momentos difíciles, pero que está orgulloso del grupo por haberse enfrentado a ellos y resolver problemas complicados. Que sólo quiere ser parte de este grupo y que los necesita a todos para generar ideas. Lo que hace un buen líder es inspirar a su equipo…”.

¿Tu empresa es inteligente emocionalmente? ¿Qué opinas?

Saludos,

Agustí Brañas

 





Los costes emocionales: Esos grandes desconocidos (II)

13 09 2009

Inicio esta segunda entrega del post agradeciendo, en primer lugar, las diferentes aportaciones y comentarios que, sobre la primera, habéis llevado a cabo. Particularmente, Luis, Astrid, Ferran y Miguel Ángel.

Algunas de estas aportaciones han abierto una nueva vía para su estudio que, inicialmente, yo no tenía prevista y que, próximamente, trataré.

equipo-sincronizadaRecordemos cuáles eran las competencias emocionales según el Dr. Daniel Goleman:

  • Autoconciencia
  • Autorregulación
  • Motivación
  • Empatía
  • Destrezas sociales

Me voy a centrar en las de Motivación: Impulso de logro, Compromiso, Iniciativa y Optimismo. Cuando una parte de la plantilla está desmotivada, ya sea por motivos endógenos o exógenos, la empresa sufre de costes emocionales.

¿Cómo resolverlo? El deporte es una inmejorable fuente de aprendizaje. La forma en la que suelen resolverlo es cambiando al entrenador. Ahora bien, la pregunta es ¿Cómo detectarlos?

Saludos,

Agustí Brañas

Continuará…